• strict warning: Non-static method view::load() should not be called statically in /www/sinmurallas.com.ar/htdocs/sites/all/modules/views/views.module on line 879.
  • strict warning: Declaration of views_handler_argument::init() should be compatible with views_handler::init(&$view, $options) in /www/sinmurallas.com.ar/htdocs/sites/all/modules/views/handlers/views_handler_argument.inc on line 745.
  • strict warning: Declaration of views_handler_filter::options_validate() should be compatible with views_handler::options_validate($form, &$form_state) in /www/sinmurallas.com.ar/htdocs/sites/all/modules/views/handlers/views_handler_filter.inc on line 589.
  • strict warning: Declaration of views_handler_filter::options_submit() should be compatible with views_handler::options_submit($form, &$form_state) in /www/sinmurallas.com.ar/htdocs/sites/all/modules/views/handlers/views_handler_filter.inc on line 589.
  • strict warning: Declaration of views_plugin_style_default::options() should be compatible with views_object::options() in /www/sinmurallas.com.ar/htdocs/sites/all/modules/views/plugins/views_plugin_style_default.inc on line 25.
  • strict warning: Declaration of views_plugin_row::options_validate() should be compatible with views_plugin::options_validate(&$form, &$form_state) in /www/sinmurallas.com.ar/htdocs/sites/all/modules/views/plugins/views_plugin_row.inc on line 135.
  • strict warning: Declaration of views_plugin_row::options_submit() should be compatible with views_plugin::options_submit(&$form, &$form_state) in /www/sinmurallas.com.ar/htdocs/sites/all/modules/views/plugins/views_plugin_row.inc on line 135.
  • strict warning: Non-static method view::load() should not be called statically in /www/sinmurallas.com.ar/htdocs/sites/all/modules/views/views.module on line 879.
  • strict warning: Declaration of views_handler_filter_boolean_operator::value_validate() should be compatible with views_handler_filter::value_validate($form, &$form_state) in /www/sinmurallas.com.ar/htdocs/sites/all/modules/views/handlers/views_handler_filter_boolean_operator.inc on line 149.
  • strict warning: Declaration of views_handler_filter_term_node_tid::value_validate() should be compatible with views_handler_filter::value_validate($form, &$form_state) in /www/sinmurallas.com.ar/htdocs/sites/all/modules/views/modules/taxonomy/views_handler_filter_term_node_tid.inc on line 303.
  • strict warning: Non-static method view::load() should not be called statically in /www/sinmurallas.com.ar/htdocs/sites/all/modules/views/views.module on line 879.
  • strict warning: Non-static method view::load() should not be called statically in /www/sinmurallas.com.ar/htdocs/sites/all/modules/views/views.module on line 879.
Desamurallando

Muralla China

En la nota aparecida en el diario La Nación el día 22 de octubre de 1950[1], luego publicada en el libro “Otras Inquisiciones”, Borges nos cuenta sobre la desmesura de un tal Qin Shi Huang, primer emperador chino, quien en un mismo acto mandó construir una muralla para cercar su Imperio y destruir todos los libros. La sugerencia literaria de Borges y no por ello menos penetrante es que Huang buscaba de ese modo perpetuarse en el espacio pero también en el tiempo. Aceptando por un momento las sospechas Borgianas, en esta doble estrategia se esconden varias pretensiones, por un lado el Emperador quemando el registro material de la historia, quemando los libros, tratará de ejercer el dominio sobre la población, apropiándose del relato identitatario que lo constituye. Es la historia de una comunidad la que la liga con determinadas prácticas, a sus formas particulares de ver el mundo, a una ética que define los caminos a seguir. Y esta identidad se expresa en las formas en las que se piensa asimismo, en las que se conoce y se reconoce en los límites de lo cotidiano. Quemar los libros no fue tan solo un acto gigantesco de soberbia, sino que tuvo el cometido de reescribir la historia y ocupar allí, en el nuevo orden de cosas, un lugar fundante y central. Reescribirlo todo, e inaugurar al cabo de un corto tiempo las subjetividades, las emociones y los símbolos. En una acción simultánea, Huang logra someter los cuerpos y anclarlos al territorio bajo el dominio de la fuerza y el cerco, y a su vez someter las almas asignándoles un pasado ilusorio.

Pero inmediatamente, manda la construcción de una obra arquitectónica, la gran Muralla, entre otras cosas para cercar también el imperio. Benévolos los historiadores modernos aseguran que el objetivo de tal proyecto fue brindar seguridad a la población y proteger el territorio de las invasiones. Sea como fuere, en una sola maniobra Qin Shi Huang sujetó mentes y cuerpos, que quedarían entonces a partir de esa decisión, sometidos y anclados a un territorio bajo el dominio de su fuerza. A Borges le llama la atención la escala material de semejante empresa, naturalizando en cambio los propósitos. De este modo provoca un extrañamiento, porque el lector incauto se despierta a la razón de que tal empresa por desmesurada que parezca es factible.

Deja planteado Borges un problema de carácter eminentemente ético. ¿Construir y destruir son actos simultáneos? Es probable que sí, en la mente del creador, es probable que consideremos la creación como una acción de transformación que conlleva algún grado de modificación destructora del medio. En ese caso dicho grado y modo de afectación del medio será una decisión ética del que crea su obra en el mundo. ¿Ahora bien? ¿Es ese creador algo fuera de ese mundo en el que actúa? Por una cuestión de decoro, escala y humildad es mejor creer que no, que el creador es parte del mundo, de allí que su obra no será una obra “en el mundo” sino que será el mundo mismo con todas sus implicancias. Tomar conciencia puede asemejarse a la adquisición de una sensibilidad, como si apareciera una entera y nueva dimensión del sentir, y ese nuevo entender el acto creador como creación de un mundo o del mundo, es entonces sentirlo bajo una nueva y compleja red de conectividades, en las cuales somos el centro y la periferia de todas las afectaciones producidas por nuestros gestos.

Espacio y tiempo.

Vencer el tiempo, he aquí el deseo más tenaz, más osado e imposible de toda empresa humana y quien puede saberlo quizás el mito más recurrente. Sin embargo, no hay escapatoria, el espacio y el tiempo modelan el escenario de toda actuación. Como suelen notarlo los lingüistas incluso la narración es sucesiva y el lenguaje mismo. Sometidos a esta doble condena los hombres sin embargo hemos logrado encontrar caminos alternativos para enfrentar la fortuna del olvido. Algunos han pensado ¿Y si el mundo no fuera sólo de carácter físico? Que sería el tiempo sino un fluir constante de las mentes, y el espacio no otra cosa sino la manera de concebir ese fluir. En sí, el espacio como la búsqueda de la forma del tiempo y el tiempo como la búsqueda de la forma del fluir perceptivo. Entonces erigir monumentos en el espacio es afectar el fluir de la percepción para preservar el pensamiento de una época y transmitirla a la siguiente.

Corolarios:

Lo que pudo haber pensado el Emperador:

•          Vencer al tiempo erigiéndose en el espacio haciéndose visible. Conjugar lo material con lo inmaterial en un acto prepotente.

•          Toda obra del hombre es un intento por vencer el tiempo.

•          El tiempo destruye pero regenera en simultáneo, a través de mecanismos pacientes y minuciosos: la erosión. Destruye el mundo físico y con ello toda la acción del hombre. Pero el hombre tiene la memoria, un mecanismo que intenta neutralizar el tiempo y que le ha permitido en parte lograr victorias parciales.

•          La memoria como esa capacidad de leer los signos, lo que aparece en las formas erosionadas; y de dar nuevos significados a esos relatos, haciéndolos presentes y venciendo así a la erosión.

•          De allí la importancia de la preservación de las formas. En ellas se expresa un lenguaje que enfrenta el tiempo.

•          Sin embargo alguien puede pensar que aún siendo estructuralmente vigorosos en el espacio, la plasticidad en la interpretación nos deja sometidos al cambio haciendo inocua toda lucha por preservarse…

•          Si ello es así, Preservar es una manera de detener nuestra acción temporalmente acotada en la forma.

•          Esa huella preservada, lo que hemos podido detener infructuosamente es lo que nos une con un pasado y lo convierte en algo real, sino es que el pasado es un artilugio de lo ilusorio…

•          Se puede modificar la materia o ella quedar sujeta a manipulaciones caprichosas, pero no se puede modificar la estética… en todo caso será preciso crear nuevos signos.

•          Supongamos por un instante que las actuaes traducciones de los petroglifos mayas sean erróneas, hay sin embargo en la propia forma en la que se presentan, principios de construcción que revelan una visión íntima del autor con su realidad y eso no puede ser trastocado a menos que se recurra a la destrucción… un mensaje sigue cifrado y su clave de interpretación no puede pertenecer a un Meta Lenguaje. Esta en los recovecos de sus líneas, ahí se manifiesta de una manera perenne el modo de sentir el mundo del propio escribiente.

•          El ejercicio de la memoria y el respeto de la identidad desactivan las murallas y las conectan con las mentes del futuro.

Agonías y logros de Shih Huang Ti ahí están en ese impulso creador y destructor. Vencer el tiempo es una tarea imposible e inútil pero necesaria.

 

 

admin