• strict warning: Non-static method view::load() should not be called statically in /www/sinmurallas.com.ar/htdocs/sites/all/modules/views/views.module on line 879.
  • strict warning: Declaration of views_handler_argument::init() should be compatible with views_handler::init(&$view, $options) in /www/sinmurallas.com.ar/htdocs/sites/all/modules/views/handlers/views_handler_argument.inc on line 745.
  • strict warning: Declaration of views_handler_filter::options_validate() should be compatible with views_handler::options_validate($form, &$form_state) in /www/sinmurallas.com.ar/htdocs/sites/all/modules/views/handlers/views_handler_filter.inc on line 589.
  • strict warning: Declaration of views_handler_filter::options_submit() should be compatible with views_handler::options_submit($form, &$form_state) in /www/sinmurallas.com.ar/htdocs/sites/all/modules/views/handlers/views_handler_filter.inc on line 589.
  • strict warning: Declaration of views_plugin_style_default::options() should be compatible with views_object::options() in /www/sinmurallas.com.ar/htdocs/sites/all/modules/views/plugins/views_plugin_style_default.inc on line 25.
  • strict warning: Declaration of views_plugin_row::options_validate() should be compatible with views_plugin::options_validate(&$form, &$form_state) in /www/sinmurallas.com.ar/htdocs/sites/all/modules/views/plugins/views_plugin_row.inc on line 135.
  • strict warning: Declaration of views_plugin_row::options_submit() should be compatible with views_plugin::options_submit(&$form, &$form_state) in /www/sinmurallas.com.ar/htdocs/sites/all/modules/views/plugins/views_plugin_row.inc on line 135.
  • strict warning: Non-static method view::load() should not be called statically in /www/sinmurallas.com.ar/htdocs/sites/all/modules/views/views.module on line 879.
  • strict warning: Declaration of views_handler_filter_boolean_operator::value_validate() should be compatible with views_handler_filter::value_validate($form, &$form_state) in /www/sinmurallas.com.ar/htdocs/sites/all/modules/views/handlers/views_handler_filter_boolean_operator.inc on line 149.
  • strict warning: Declaration of views_handler_filter_term_node_tid::value_validate() should be compatible with views_handler_filter::value_validate($form, &$form_state) in /www/sinmurallas.com.ar/htdocs/sites/all/modules/views/modules/taxonomy/views_handler_filter_term_node_tid.inc on line 303.
  • strict warning: Non-static method view::load() should not be called statically in /www/sinmurallas.com.ar/htdocs/sites/all/modules/views/views.module on line 879.
  • strict warning: Non-static method view::load() should not be called statically in /www/sinmurallas.com.ar/htdocs/sites/all/modules/views/views.module on line 879.
Dialogando...

Es curioso como a diario viene a mi mente aquella famosa obra teatral de Luigi Pirandello, “Seis personajes en búsqueda de un autor”.

Es que la genialidad de Pirandello tomó este título y este concepto de una cuestión vieja como la historia y siempre recurrente en el espíritu humano: nuestros miedos, nuestra incertidumbre, la ceguera con que enfrentamos frecuentemente la vida, que nos llevan a clamar por la presencia de un autor, que nos ponga en un camino bien formulado.

Debatiremos ahora sobre ambiente y sustentabilidad, quizás el eje central que motiva esta revista y su proclama de romper muros, a través de dos personajes en búsqueda de un autor.

En el último Congreso Internacional de Arquitectura y Ambiente, que realizáramos junto con la UNAM en México[1], el gran amigo y notable profesor Rualdo Menegat[2] amenizó su conferencia con la presentación en sociedad de sus dos personajes: Voracino y Velocino.

Voracino devora todo lo que encuentra en su camino, es un consumidor insaciable y con su manera de ser fomenta irresponsablemente la sociedad de consumo y el productivismo imperante. Hace años que sostenemos que más que adjudicar al comunismo o al capitalismo los males de nuestra vida actual, debemos pensar que productivismo y consumismo (ya sea impulsados por el mercado o por la economía de Estado), son las dos cuestiones de fondo que nos han llevado a la insustentabilidad ambiental y social y a la ridícula (por ficticia) crisis económica del presente.

Velocino corre y corre, pisa todo lo que encuentra a su paso, y no repara en nada de lo que arroja como residuos, de los estruendos que causa y de los accidentes que provoca, en pos de una histérica forma de matar el tiempo.

Con Voracino y Velocino, y de manera simpática- lo cual siempre es una virtud- Menegat resume brillantemente los dos males principales de nuestra sociedad. En realidad son efectos, porque las causas son mucho más profundas: individualismo, egoísmo, inmediatismo, intolerancia, son algunos de los aspectos más negros que nuestra sociedad abraza, en ocasiones hasta con devoción.

Voracino y Velocino podrían ser dos iconos inmensos, adorados por gran parte de nuestra sociedad.

Mi impertérrita, indeclinable y hasta obsesiva voluntad de cambiar esta horrorosa situación, me llevó inmediatamente, en la lectura de conclusiones de aquél Congreso a pensar en un tercer personaje, el autor, que se enfrentaría a los dos personajes iniciales para iniciar la búsqueda de cambio.

Estamos ante un cambio de época, y los diagnósticos son el principio de la solución, pero no alcanzan para el buen final. Y allí vino en mi memoria un tercer personaje, de ilustre origen y extrema simpatía: el Barón subido a los árboles, de la bella novela de Ítalo Calvino[3].

Veamos como dialogan los tres personajes:

-El Barón: ¡Salud amigos! ¿Siempre tan apurados y llevándose por delante el mundo?

-Voracino: Es que tengo que comprar todo lo que hay de nuevo, porque lo de ayer ya no me sirve, e incluso se me ha roto todo.

-Velocino: ¡No hay otro modo! Es que si no llegamos primero ya los demás se compraron todo. Y además mi tío dice que hay que comprar mucho, para producir mucho y así generar nuevas demandas.

- El barón: Es que siguen la locura imperante en lugar de mirar como he hecho yo. Me he subido a los árboles y allí me quedo. Los miro y me parecen ridículos. No conocen la paz ni la alegría de vivir en la naturaleza, por y para la naturaleza, que es música y alimento, que es poesía y es luz.

- Voracino: ¿Qué placer encuentras en estar tranquilo?

- Velocino: ¿Para qué estar en silencio?

- El barón: ¡Que locura que estos valores no representen nada para ustedes!

El Barón subido a los árboles, es la historia de un niño casi adolescente, que harto de las insolencias de su familia aristocrática, tan devota como llena de histerias, que decide treparse a las ramas de la frondosa vegetación de los jardines de su palacio y allí vivir. Primero es un escape, luego una aventura, y por fin una forma de vivir interpretando al mundo desde otro mirador.

Ítalo Calvino ha sido uno de los grandes irreverentes de la segunda mitad del siglo XX, y con ésta novela nos transmite un legado gigantesco, tenemos que cambiar de enfoque, para descubrir algo importante, como me enseñó el filósofo Alexander Mitscherlich. Tenemos que dar vuelta el larga vista, para mirarnos hacia adentro, como me enseñó mi maestro Giancarlo de Carlo. Debemos encontrar la vía hacia el cambio, como profetiza a sus 91 años Edgard Morín.

¿Millones de personajes deben buscar un autor? Esta ilusión es falsa y peligrosa, y casi siempre lleva a la ceguera de los pueblos, dependientes del dictador de turno.

Hoy preferimos decir millones de personajes, o varios miles con seguridad, convertidos en autores del inicio del gran cambio de época.

Es necesaria una revolución silenciosa y serena, en el estilo quizás del Mahatma Gandhi, porque de guerras y revoluciones cruentas, Voracino, Velocino y quizás “Violentino”, saben mucho más….!! Una revolución silenciosa y serena, ganando adeptos a la nueva “vía” al estilo de vida que asegure la sustentabilidad.




[1] Congreso Internacional de Arquitectura y Ambiente, octubre de 2011, Universidad Autónoma de México, FLACAM/ Fundación CEPA.

[2] Rualdo Menegat, (VER CONTRATAPA DE CEPA AMBITECTURA)

[3] Calvino Ítalo, Il Barone rampante

 

 

admin